Un plan de 18 meses para devolver al puerto de Barranqueras operatividad plena


El mensaje para el auditorio conformado por funcionarios, profesionales y estudiantes sonó fuerte y claro: los chaqueños deben defender su puerto.

Quienes lo transmitieron al auditorio fueron especialistas de la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires y fue el corolario de una presentación técnica que llevó cerca de una hora en el Aula Magna de la Facultad Regional Resistencia de esa casa de estudios.

Allí, el ingeniero industrial Ariel Savarese expuso pormenores del “Estudio Técnico del Puerto Barranqueras”, un plan que contempla acciones de base a desarrollar durante 18 meses, para otorgar mayor operatividad a la terminal fluvial y convertirla en un verdadero “puerto multipropósito”. “Cuando uno analiza la hidrovía Paraná-Paraguay es difícil encontrar un puerto con estas características”, aseguró.

Una buena concurrencia acudió en la tarde del miércoles a la convocatoria realizada por la UTN, para conocer los detalles del Plan de Desarrollo del Puerto de Barranqueras preparado durante poco más de un año por Savarese, graduado de la UTN Regional Buenos Aires y que acredita participación en un programa de intercambio realizando en Alemania, donde investigó la Hidrovía del Rhin y su conexión con el sistema logístico alemán.

Junto a él expusieron el ingeniero Adrián Silva, secretario general de la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos, Administración General de Puertos y Puertos Argentinos (Apdfa) y Christian Grillo, secretario de Cultura y Extensión Universitaria de la UTN Buenos Aires.

En la ocasión estuvieron presentes la decana de la UTN Resistencia, Liliana Cuenca Pletsch; la intendente de Barranqueras, Alicia Azula; el ministro de Producción provincial, Gabriel Tortarolo; el subsecretario de Transporte, Roberto Medina; el administrador del puerto de Barranqueras, Roberto Benítez; el gerente del elevador que administra Colono S.A., Juan Camarasa; la delegada de la Liga Naval, Silvia Soler; la subsecretaria de Innovación y Desarrollo Local de la municipalidad de Resistencia, Ana Clara Buticce; el parlamentario del Mercosur, Julio René Sotelo; y representantes de Prefectura Naval Argentina.

El rol de la logística

Según marcó Savarese, alcanzar en este momento el potencial que tiene el puerto de Barranqueras es necesario por un contexto mundial de resurgimiento del transporte fluvial y, ante todo, por el rol de la logística en la cadena de producción. “Argentina es el octavo país más grande del mundo y tiene problemas únicos. Ahora nos estamos dando cuenta de que el costo logístico es muchas veces mayor al costo de producción y de comercialización”, subrayó.

Luego de un análisis sobre ubicación y características actuales de la terminal portuaria, propuso tres ejes de trabajo: la actualización de la normativa, un plan plurianual de dragado y la capacitación de recursos humanos e infraestructura. “El objetivo final es devolver al puerto, en 18 meses, la operatividad fluvial y convertirlo en un verdadero puerto multipropósito”, puntualizó.

Parcialmente operativo

“El puerto está hoy parcialmente operativo, con una actividad granelera importante y con un acceso ferroviario (se mueve carbón a través del tren). El riacho tiene además tres puertos privados como ACA, YPF y Shell”, enumeró el especialista y marcó una serie de inconvenientes que no permiten llegar al punto máximo de operatividad. “Buscamos poder llegar a ese potencial que tiene este puerto, mediante los lineamientos que proponemos”, resaltó. En tanto, en diálogo con NORTE luego de la exposición, opinó que la localización del puerto en otro lugar no es la alternativa más conveniente.

“Es terriblemente caro y complicado hacer un puerto nuevo. Lo que sí puede hacerse es ampliarlo hacia la zona de Vilelas”, indicó, y marcó como una ventaja del riacho Barranqueras “que los barcos están a abrigo al transitar por ese lugar y no interrumpen la ruta principal de la hidrovía”.

Tres ejes

Al exponer el plan de acción de 18 meses, Savarese planteó tres ejes. Los principales suponen modificar la ley 5012 sobre la aplicación y cobro de la tasa de dragado (que genera recursos para hacer posible el mantenimiento del riacho), un plan plurianual de dragado y balizamiento, y la puesta a punto de recursos humanos e infraestructura portuaria.

Para el financiamiento de todos esos puntos propuso múltiples alternativas, desde organismos internacionales -ya que Barranqueras es parte de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA)- hasta recursos del sector privado. Puntualmente, habló de modificar la ley para otorgar a la autoridad portuaria el cobro de la tasa de dragado, potestad que ostenta hoy la Administración Provincial del Agua (APA), y también cambiar la ley que regula la forma de cálculo de la tasa.

En ese orden, marcó como relevante la participación de “todos los actores” con operaciones en el complejo Barranqueras-Vilelas. “Proponemos un Consejo Consultivo para definir políticas, siempre respetando las unidades de negocios, porque las grandes obras deben ser decisiones conjuntas”, sostuvo. Sobre el dragado, expuso un mapa hidrográfico que permita realizar “un canal modelo”.

Al respecto, sugirió como metodología una licitación con plazos no menores a cinco años, que incluya el mantenimiento, de modo de ofrecer a los usuarios certidumbre acerca de la navegabilidad de la vía. El financiamiento deberá ser con un “aporte extraordinario” del Tesoro Nacional, de la provincia o de organismos internacionales, mientras que el mantenimiento puede tener una forma mixta de esas tres fuentes. Sobre las acciones en la infraestructura, el experto marcó que “el puerto no necesita hacerse de nuevo”, sino sólo cumplir con las inversiones proyectadas para mejorar algunos sectores, por caso, lo que había planificado el anterior gobierno provincial con un crédito de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

Y luego, expuso algunas variables no modificables por el gobierno provincial ni por la administración portuaria, como la falta de bodegas (barcazas) para el cabotaje, la burocracia aduanera, la falta de reglamentación de la ley multimodal y la participación de las comunidades ribereñas. Sobre ellas resaltó la necesidad de gestionar para acercar soluciones.

Ahorros en números

Por último, para poner en números la importancia de Barranqueras, Savarese mostró algunas simulaciones. Así, explicó que para un productor sojero localizado en Sáenz Peña que desea llevar su producción a Rosario, la utilización del complejo multimodal chaqueño le significaría un ahorro total de 17% y en transporte de un 34%. En cifras concretas, representa un ahorro total de 350 millones de pesos, que quedarían en el Chaco.

En tanto, una exportación directa desde Barranqueras representaría un ahorro logístico de un 63% para un productor chaqueño. El estudio presentado ayer estará disponible en la sede regional Resistencia de la UTN o bien los interesados pueden contactarse con el especialista al mail arielsavarese@yahoo. com.ar.

Con historia y futuro

“Barranqueras históricamente fue un puerto importante debido a su ubicación. Desde 1885 que opera y las primeras operaciones comerciales datan de 1906”, repasó Ariel Savarese. Destacó así su ubicación en el centro geográfico de la Cuenca del Plata, en el kilómetro 1200 de la hidrovía Paraná-Paraguay y en una zona donde “no hay tantos puertos”.

“Tiene una infraestructura adecuada y suficiente”, aseguró. “La pata logística es Barranqueras”, afirmó luego de mostrar dos mapas donde se observaba el tendido eléctrico que cubre el NEA y el NOA, y el Gasoducto del NEA en ejecución. “Tenemos líneas de alta tensión y gas, con lo que se podrían hacer nuevas actividades productivas que requerirán insumos. Entonces falta la tercera pata, la logística, que es Barranqueras. Si no, no tendrían sentido todas estas obras”, expuso Savarese.

El quinto punto de la Declaración de Resistencia

La decana de la Facultad Regional Resistencia de la UTN, Liliana Cuenca Pletsch, fue la encargada de abrir la jornada de ayer. Recordó en la ocasión la Declaración de Resistencia generada por los centros de ingenieros, consejos profesionales de Ingeniería y universidades del NEA, conteniendo ocho obras claves para el desarrollo de la región. “El quinto punto resaltaba la necesidad de mantener la navegabilidad permanente y operatividad del riacho Barranqueras”, indicó.

“Es obligación de la universidad generar estos espacios de análisis y debate sobre los problemas que preocupan a la región en que se encuentra, y presentar estudios que favorezcan a las políticas de desarrollo regional”, señaló. De ahí que marcó la presentación realizada ayer, basada en un estudio realizado “a 1000 kilómetros de Resistencia, sin el apasionamiento de quienes localmente promueven la defensa de posturas regionales”. (Diario Norte)

05/06/16

Publicado el junio 10, 2016 en News y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: